Si buscas en un diccionario la definición de la palabra CHAPEAR econtrarás que dice: Limpiar o eliminar la maleza con el machete. Sí, eso es lo que significa Chapear. Sé que muchos de ustedes lo conocen como “el arte de tener relaciones sexuales o en su defecto vender un sueño a cambio de algo material, que puede ser dinero, un iPhone, un carro etc…”

Este término se ha hecho tan popular porque así como el hombre en el campo  utiliza un machete para limpiar la maleza en la actualidad los hombres y mujeres valiéndose de su cuerpo y de la llamada “cotorra” Chapean a aquellos que cuentan con recursos económicos altos y que en mi opinión tienen muy baja autoestima.

Lo que conocemos como Chapeo hoy en día ha trascendido de una manera tal que artistas en la búsqueda del moro pérdido han dedicado sus líricas a este fenómeno social. Canciones que son bailadas y cantadas a coro en todas las discotecas del país.

Cómo es normal en la sociedad en la que vivimos podemos ver como mujeres y hombres son encasillados y se les adjudica este adjetivo sólo por la manera en que visten o como se manejan socialmente.

Yo misma me declaro culpable, más de una vez he estado en algún establecimiento y al momento que hace entrada cualquier chica portando una cartera Michael Kors (con una M y una K grandisimas), unos senos voluptuosos, con extensiones de pelo y un vestido o ropa muy ajustada o ropa muy desnuda, he cantando para mis adentros “que lo que tu quiere de mi chapi chapi”… Detectar una Chapeadora es más fácil que detectar un Chapeador, y es dado a que la cultura en la que vivimos es más fácil creer que una mujer es mantenida o aprovechadora y un hombre no.

Y claro era de esperarse que de toda ésta moda Chapiadoristica saliera una batalla. Ahora vemos como las redes se dividen entre las que chapean y las que trabajan y sudan el dinero que gastan. Mientras las llamadas chapis suben post en sitios caros y tomando bebidas caras, las que dicen no ser chapis suben posts en lugares un poco más humildes.

Un hombre Chapeador por su parte es aquel macho musculoso, bonitillo, por lo general muy popular en todos los bares de su ciudad. Siempre con su pelo engelatinado, cortes de pelo y cejas bien hechos. Es más discreto y a diferencia de la mujer que chapea que no le teme a que sepan que cuando está en un lugar con su respectivo señor que le lleva 25 años de diferencia en edad, es el señor el que paga, el Chapeador siempre va hacer el bulto de que quién está pagando es él. Un Chapeador siempre va mandar sus camisas al sastre para que le achiquen las mangas o las va comprar en un size más pequeño del que realmente le va.

Pero lo que quiero que todos hoy entendamos es algo: una persona que intercambia sexo por dinero no es una chapeadora, ni una acompañante sexual, ni una prepago,  ni ninguno de esos nombres que les hemos asignado. Una persona que intercambia sexo por dinero es una prostituta. Simple. Ojo con esto no estoy condenando a nadie, todos tenemos libre albedrío.

Si, cuando tienes relaciones sexuales con alguien para pagarte una operación de los senos,o para que te dé dinero,o para que te compre un carro estás practicando prostitución.

Ahora bien, ¿no es acaso el acto sexual una conexión física y emocional dónde ambas partes se supone se van a satisfacer de manera mutual? Entonces pienso que nadie debería pagar por sexo. Yo voy al médico y le pago porque el servicio que me brinda sólo lo puedo adquirir de él. Pero el sexo, el sexo señores es algo inherente del ser humano, una necesidad fisiológica que con el paso del tiempo se vuelve una prática que podemos ir perfeccionando.

El Chapeo, prácticar sexo por paga para mi (mi opinión muy personal) son nombres que usamos para justificarnos. Ya sea porque tenemos la una necesidad económica o porque simplemente tenemos un calor interno sexual incontrolable. Sí, un calor interno incontrolable.

El que existan personas que venden su cuerpo para mí es culpa de nadie más que de aquel que está dispuesto a comprarlo. Si no existiese gente dispuesta a comprar no hubiese venta (y de hecho eso aplica en muchas cosas)

Y a quienes lean esto les digo: todos en algún momento hemos chapeado, a un padre, amigo, novio, marido. Todos nos hemos aprovechado de la nobleza de alguién, seamos claros.

Si tu no estás de acuerdo con el Chapeo, es sencillo, NO LO PRÁCTIQUES. Agregar una chica o chico que ta caiga mal o que no estás de acuerdo en como usa su cuerpo a Instragam y llenarle las fotos de comentarios sin sentido y llenos de odio no va cambiar nada. Sé y deja ser.

Y si a un amigo o amiga suya lo están Chapeando,dele un consejo si no se pudo, dejélo tranquilo/a. EL CHAPIADO SIEMPRE SABE CUANDO LO ESTAN CHAPEANDO PERO SE HACE EL LOCO.

(Mujeres del mundo la vida es algo más que un vestido de Ratata Fashion y Una foto con una Moet)

1 Comentario

  1. Es lamentable que las mujeres y hombres llevan esta practica a cambio de dinero u objetos (iPhone, Zapatos Zara, Reloj o Carteras MK), acaso no saben lo que es dignidad lo que es tener una relación plena e integra como pareja, es cuestion cultura, educación y un poco de moral, serian, los elementos a desarrollar para eradicar esta practica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here