tumblr_ol6e8lLZDy1udc63ko1_500

Enciende el cigarrillo y se sienta al borde de la cama…

Inhala el humo, cierra los ojos, exhala. Un día más sin ella. Otra noche en la que buscando su sabor en cualquier par de lindos labios termina decepcionado, frustrado y con el corazón mas roto que el día anterior. Se pregunta así mismo como lo soporta, como es que todavía sus pies son capaces de caminar en las mañanas, como es que su tonto e idiota corazón tiene la gallardía de creer que va a encontrar en cualquier otra ese olor tan único que solo ella podía emanar.

Amanece…

Otra vez enciende un cigarrillo, esta vez lo acompaña de  un café y lo comparte con esa impostora que tan ilusa penetró en su cama. Engañada por su tan bien usado vocabulario  e idealizando un caballero en armadura que no es más que un desvalido corazón con patas. Él le sonríe, y la elogia con el típico “que linda te ves en las mañanas” pero  en su interior el sabe que le miente, pues solo su amada podía lucir tan  hermosa al amanecer. Ella por su parte, en su interior sabe  que el miente, pero le da una sonrisa devuelta mientras da un sorbo a su café.

Se despiden…

El la besa con ternura, pretendiendo que le importa y a su vez siendo cortés. Ella le abraza y se despide con tristeza, porque cada parte de su ser sabe que no lo volverá a ver pero no hay nada que pueda hacer.

Pasan los días…

El repite la misma historia una y otra vez. Se maldice ante el espejo, porque sabe que es su culpa. Sabe que no va encontrarla en ninguna otra, pero no para de buscarla, es consciente de que lo que tuvo jamás va a volver. Aunque  no pierde la esperanza de verla por casualidad  en una de esas noches. Su cuerpo está cansado y su corazón abatido, ya no soporta más decepciones. Ya no aguanta una partida mas de ese juego donde primero se emociona y luego ve la realidad, su corazón esta tan cansado de bombear con tanto ahínco para al final quedarse con nada. Eso es triste y él lo sabe, pero no termina de aceptar que se marchó.

Enciende el cigarrillo y se sienta al borde de la cama…

Amanece y está solo. Solo del todo, solo de la nada. Solo con sus reproches. Solo con la culpa. Solo con sus recuerdos. Solo… tan solo que ya no lo soporta. Pero se levanta, quiere buscarla pero sabe que sus esfuerzos serán en vano. Quisiera tenerla y abrazarla, pero sabe que eso ya es imposible porque la asesino, mató toda esperanza de que ella se quedara o de que volviera. Y se siente aun mas solo porque sabe que es su propia culpa, y es la culpa misma que lo mata, que no lo deja continuar, que lo hacen perseguir cada noche a cualquiera que parezca que puede darle lo que Ella jamás le volverá  a entregar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here